Entorno

A medio camino entre Huesca y Lleida, y bañada por el río Vero, se encuentra Barbastro, capital de la Comarca del Somontano. Si vas a visitar nuestra ciudad, o ya la conoces pero te apetece descubrir algunos de sus rincones, estas son nuestras recomendaciones. 

Para comenzar la ruta te recomendamos que aparques gratuitamente en el aparcamiento del puente del Portillopregunta por él.

Desde dicho puente podrás observar el paseo de la ribera del río, con sus tradicionales casas pintadas de vivos colores, en lo que bien podría ser un pequeño homenaje de nuestra ciudad al colorista barrio de la Boca en Buenos Aires, Argentina.

Desde el lado derecho del puente, podrás observar la Peñeta, una formación de roca arenisca situada a 350 metros de altura desde la que se vislumbra toda la ciudad. Algunos dicen que aquí nació la ciudad del Vero, con un campamento romano que se asentó ahí mismo encima del río, algo de lo que están orgullosos los vecinos de su barrio, el más antiguo de la ciudad, el Entremuro. 

El paseo continua pasado el puente, a mano derecha. Subimos por la cuesta empinada de la calle Argensola que deja la Universidad Nacional de Educación a Distancia y su Librería a mano izquierda y derecha, respectivamente. Si eres estudiante de la UNED, aprovecha para darte una vuelta por aquí, ya que desde Barbastro se sirve la librería virtual de toda España y el extranjero. Además, la sede de la UNED de Barbastro es un referente tecnológico desde 1998, fecha en la que su departamento de informática asumió la responsabilidad de desarrollar todas las aplicaciones de gestión para el resto de centros del país.

Llegamos a la plaza del Ayuntamiento, donde se encuentra el primer colegio de los RRPP Escolapios fundado en España, allá por 1667. Este centro ha funcionado ininterrumpidamente desde 1721, excepto en los años de la Guerra Civil en los que sus instalaciones se llegaron a utilizar como cárcel.

La Congregación de Hermanitas de los Ancianos Desamparados está justo en el lado opuesto de la plaza, fundada también en Barbastro en 1873 por el padre Saturnino López Novoa con la ayuda y colaboración de Teresa Jornet. En la actualidad cuenta con más de 200 Hogares esparcidos en 19 países.

........

Unos pasos más adelante nos encontramos con la torre campanario exenta –vestigio de la antigua mezquita– de la Catedral, así como con el Palacio Episcopal, construido al recuperar la Sede Episcopal para Barbastro. Actualmente este palacio acoge también el Museo Diocesano Barbastro-Monzón, dónde se puede disfrutar de una interesante muestra de arte sacro.

Entramos en la Catedral de Santa María de la Asunción, del S. XVI y situada también en el lugar que anteriormente ocupara la mezquita, es uno de los imprescindibles en nuestro recorrido por Barbastro. Como curiosidad hay que destacar que fue un proyecto financiado por el Concejo de la Ciudad para satisfacer el deseo popular de recuperar la categoría de Sede Episcopal. Si la visitáis, no olvidéis alzar la vista hasta el arranque de las bóvedas para descubrir el cielo estrellado de su cúpula y la esbeltez de sus columnas. El retablo es muy interesante ya que su parte inferior, obra de Damian Forment, es de alabastro. Preciosa y recomendable es también la Capilla del Sto. Cristo de los Milagros, de una gran veneración para muchos habitantes de nuestra ciudad.

Salimos por la puerta principal de la Catedral y bajamos al Coso -el mentidero de la ciudad- donde durante los meses estivales encontraremos veladores de todos los bares y cafeterías que rodean al paseo.

Del Coso y bajando la c/ San Ramón (Patrono de la Ciudad) nos dirigimos a la Plaza del Mercado, ejemplo de las plazas porticadas aragonesas, con soportales para proteger a los antiguos mercaderes de las inclemencias del tiempo.

En este punto aprovechamos para reponer fuerzas en la terraza de la Pastelería Güerri -si es verano- desde la que disfrutaremos de la vista de toda la plaza, el estilo antiguo de sus edificios y el ir y venir de sus gentes y/o en su cafetería interior. Si tienes un paladar dulce aprovecha para pedir una porción de tarta o un croissant de nuestra magnífica bollería. Junto con un buen café o té, se te pasará el rato volando. Si eres más de salados, prueba nuestros deliciosos montaditos, un sandwich vegetal o una coca de Recapte. Están para chuparse los dedos. Refrescos, zumos, horchatas, o… un chocolate caliente. Acompáñalo con la bebida que más te apetezca según la época del año en que nos visites.

plaza mercadoCon las pilas ya recargadas, podemos disfrutar de varios de los edificios singulares de Barbastro cruzando la plaza y bajando por la calle Argensola, como son la Casa Natal de San José  Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, así como el Palacio de los Argensola, lugar de nacimiento de los ilustres hermanos y poetas barbastrenses, de estilo aragonés, que hoy es sede de la Biblioteca Municipal y la Escuela de Música.

Cuando la calle se abre y se divisa otro puente, es que estamos frente a la Iglesia de San Francisco. De allí nos orientaremos bajando a la ribera del río por su lado derecho, llegaremos al puente de la Victoria, el de la tradicional “carretera a Graus” y  continuaremos ese tranquilo paseo hasta el Puente del Amparo.

Hemos llegado al Ensanche de la Ciudad, callejeando entre la calle Saint Gaudens, llamada así en honor a la ciudad francesa hermanada con Barbastro y la Avda. del Cinca, encontraremos el segundo establecimiento de Pastelería Güerri, en la calle Antonio Machado. Nuestras Flores y Rocas de Barbastro son una buena idea con la que obsequiar a tus familiares y amigos de vuelta en casa. Si quieres pedirlos para regalo, ahora es un buen momento.

La siguiente parada no os defraudará. Se trata de subir a la Ermita de San Ramón, a unos 10 minutos andando por la Avda. Escrivá de Balaguer. Enconcontrareis un hermoso bosquecillo de pinos desde el que se divisa toda la ciudad. Tanto la parte nueva como la antigua. Emprendemos la vuelta por la Cooperativa, llegando a la calle Torreciudad donde se encuentra el Restaurante Flor, el mejor de Aragón en 2013.

Si continuamos hacia la calle de las Fuentes podremos encontrar… lo que habéis adivinado: 3 fuentes antiguas restauradas que servían para abastecer a los barbastrinos a comienzos del siglo pasado.

Para finalizar nuestra ruta, podemos coger el coche en el contiguo aparcamiento del puente del Portillo y dirigirnos hasta al Museo del Vino de la D.O. Somontano, junto a la plaza de toros y la antigua capilla de San Julián, dónde además, tendremos la oportunidad de realizar catas de vinos de nuestra denominación de origen.

Si queremos conocer el entorno, nada como subir, en dirección a Huesca, hasta el Santuario de El Pueyo, el mejor mirador del Somontano, donde la vista alcanza hasta el Pirineo y los Monegros. Son 10 minutos en coche, y las vistas merecen de verdad la pena.

Fotos cedidas por FOTO SALAS